Oración y Espiritualidad

Cada día empieza con oración y contemplación. La oración requiere de tiempo. Como Religiosas, tenemos el compromiso de dedicar tiempo a estar con Dios en la oración. Nuestra vida de oración nos capacita para reconocer la presencia de Dios en las personas, en los sucesos y en las cosas

 Hermanas hacen un "ruido alegre"No sólo dedicamos tiempo a la oración personal, también oramos en común. Oramos con la Liturgia de las Horas; participamos en la Eucaristía y en la vida sacramental de la Iglesia.

Conocer a Cristo personalmente es importante para nosotros, para así poder ser Cristo para los demás. Siempre estamos creciendo en nuestra relación con Dios y también con nuestras hermanas.